Se encuentra usted aquí

Premio Nacional Universitario de Literatura “Alfredo Armas Alfonzo” reconoce a estudiantes de la ULA y Upel

 

Sartenejas 31-03-2014

Por quinta ocasión la Comisión Permanente de Directores de Cultura de las Universidades Venezolanas reconoce la creación en el ámbito literario de estudiantes de pregrado, a través del Premio Nacional Universitario de Literatura. Un certamen que busca incentivar la escritura en las casas de estudios del país.

El veredicto, que se da a conocer a través de la Dirección de Cultura de la USB, ofreció los nombres de los ganadores, con sus respectivas obras y los criterios de escogencia a saber:

 

Género Poesía

Este año, el jurado decidió por unanimidad añadir a la lista de jóvenes laureados en el género Poesía a Robert Rincón, estudiante de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Instituto Pedagógico “Rafael Alberto Escobar Lara” de Maracay, por su poemario Emaús y el vientre de arena, que presentó bajo el seudónimo Juan Crisóstomo.

Para el jurado, compuesto por los profesores María Clara Salas, Néstor Mendoza y Edda Armas,

“se trata de un libro de escritura madura y sopesada, profunda y original. La voz poética planteada en este libro de 35 poemas es una liturgia sobre los lazos del ser, a partir de un  tema poco usual: el de los desiertos espirituales y cotidianos. Los elementos del diario vivir renuevan y santifican la congregación humilde y a veces huérfana alrededor de la mesa: Comer con la familia es otra forma de orar/y mirar con otros ojos la voluntad/de masticar en el vacío.”

El autor efectúa una lectura bíblica personal que se acopla al discurso poético. El acertado uso del recurso del encabalgamiento, unido al uso provechoso del aspecto sonoro, fortalece la sugestión del verso y el ritmo acelerado que se sostiene a lo largo del poemario, sea un caso: “Soplo/para empuñar estos trastes/mover los dedos al pecho/y conseguir un acorde/que me detenga y vea el cuerpo/melodioso”. El sobrio tono intimista está rodeado de la compañía amorosa, fraterna y divina. Además del escenario interior, el yo se rodea de naturaleza, del paisaje exterior: “Se me hace una señal desde la montaña/para correr montes, montañas y calles/ con el plan de averiguar lo que en mí/ nace como propósito”.

Sin duda alguna, el autor se ha servido de la metáfora del pan y la comida para hablarnos del valor de las luchas humanas, de sus rutinas y esplendores.

De la misma manera, se otorgó por unanimidad una mención honorífica al poemario Territorios, cuyo autor es Daniel Alejandro Olivero López, estudiante de la Universidad de Carabobo, quien presentó su trabajo bajo el seudónimo de Boscán.

Sobre la obra el jurado destacó que

se trata de un poemario compacto, en el cual los textos tienen imagen y unidad temática, se enlazan entre ellos constructivamente, con esperanza y creatividad, como una propuesta poética en la que el yo poético –quien es un testigo exterior– se encarga de catalogar y hacer coincidir en un mismo lugar lo urbano y lo rural.

El yo se desdobla y ejerce labores de botánico, entomólogo o ecólogo, y desde esa perspectiva desarrolla su discurso en 35 poemas.  Acertadamente, el libro inicia y finaliza con dos breves y concisos poemas: “Sé que todo hombre necesita un/zoológico para domar sus bestias (…)”; “Terminando la noche/él siente su hermano venir/y deja caer los maderos/que lleva entre los brazos”. La fauna y flora, en equilibrada y sencilla armonía, redescubren la humildad y renuevan, sin excesos, lo observado: “Tú sabes de la ligereza del vuelo/y lo bonito que es tener el/canto de todos los pájaros en el pico”. No es la voz del científico, sino del poeta que juzga sensiblemente.

 

Género Narrativa

El jurado, compuesto por los profesores Isabel Rodríguez, Pedro Luis Vargas y Rubén Darío Jaimes, escogido para evaluar el género Narrativa, declaró como ganador a Fernando Alonso Vanegas Pacheco, estudiante de la Universidad de Los Andes por su obra Cuentos para leer mientras acaba la fiesta, presentado bajo el seudónimo Pablo Emilio Cienfuegos.

Consideramos que la madurez de la escritura se expresa en el logro de una obra con sentido unitario, coherencia temática y estilística. Resaltamos el trabajo de la tensión en los diferentes relatos, el manejo de las voces narrativas, la elipsis y la representación de los elementos sórdidos de la sociedad. Existe en la propuesta escritural la construcción de un espacio en la lectura que apela al lector.

Consideramos que este libro muestra un escritor en expansión que perfila la búsqueda de una marca de autor.

El V Premio Nacional Universitario de Literatura, contempla para los ganadores un reconocimiento en metálico, la publicación de las obras con la Colección Papiros de la Editorial Equinoccio y un certificado. El acto de entrega se realizará en la USB, cuya fecha se dará a conocer próximamente.

 

 

Dirección de Cultura USB