Se encuentra usted aquí

Niños y jóvenes del Sistema de Orquestas recorrieron campus USB


Gracias a la alianza establecida entre la Dirección de Cultura USB y el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, los niños y jóvenes integrantes de la Orquesta Sinfónica Núcleo Turmero (Aragua) dispensaron una grata visita al campus USB – Sartenejas, con motivo de la realización de un concierto gratuito para toda la comunidad.

En el marco de dicha actividad, los pequeños músicos, acompañados de su director Andrés García, la coordinadora del núcleo, Chilly Rojas y sus representantes, tuvieron la oportunidad de conocer las instalaciones de la Universidad.

El recorrido inició en el Parque Sur, específicamente en la Laguna de los Gansos, donde se encuentra una de las esculturas más emblemáticas de la USB como lo es el Espejo solar, de Alejandro Otero. La visita guiada incluyó también un paseo hasta otras creaciones expuestas en los jardines como la Mujer en la ventana, La lucha del hombre por la cima, Laberinto cromovegetal y la Escultura hidrocinética.

Seguidamente visitaron los espacios de la Galería de Arte, donde fueron recibidos por José Luis Natera, Curador (e) de la Colección USB, quien explicó a los chicos aspectos relevantes de las obras que permanecen en resguardo de la institución, tanto las de arte contemporáneo como la colección de arte colonial. Asimismo, Natera mostró la exhibición Artistas argentinos del siglo XX, que actualmente se expone en la Sala. Allí dio detalles sobre los autores y su propuesta, el contexto histórico en que fueron hechas las piezas, las técnicas empleadas y el uso del color. Más tarde, los visitantes pudieron acercarse al museo Didactrón, donde fueron recibidos por estudiantes, para observar y conocer curiosos experimentos científicos.

                                                                                                                                  El resto de la visita fue completada con juegos y risas por parte de los jóvenes, quienes se sintieron muy entusiasmados gracias a la oportunidad ofrecida por la USB de poder brindar su talento y a la vez enriquecer su experiencia, no sólo a través de su gusto por la música, sino por el arte en general al intercambiar experiencias como las descritas.

Sin duda que allí radica la importancia del desarrollo de estas actividades, es decir, la de hacer posible  que muchos de estos chicos, que no cuentan con los recursos suficientes para poder acudir a las citas culturales, puedan lograrlo con motivación y esfuerzo. Movilizar a 50 niños desde un lugar tan alejado de la Universidad requiere una logística importante, parte de ella fue cubierta a través de la donación y la cooperación de padres y representantes; el traslado corrió por parte del sistema de transportes SITSSA, mientras que todo lo concerniente a la Universidad se realizó a través de la Dirección de Cultura de la USB.

                                                                                                                                  En palabras de la coordinadora del Núcleo, Chilly Rojas, se pudo conocer que muchos de estos muchachos no habían tenido la posibilidad de visitar la ciudad capital o de salir de su entorno y lugares de origen, mientras que otros, por su parte, no conocían una institución universitaria, así que en ese sentido se cumplió con la importante labor de acercar el campus a los pequeños músicos que están en plena formación. Y es esa precisamente la magia que logra El Sistema en estos jóvenes: inculcar valores a través de la educación y de la socialización con el entorno del que a su vez forman parte activa.

Brillante concierto incluyó obras de destacados músicos

Cabe destacar que luego de la visita guiada, los integrantes de la Orquesta se pusieron literalmente manos a la obra, bajo la batuta del director Andrés García, ofrecieron un hermoso concierto a las 12:30 m en el Conjunto de Auditorios, con obras de Brahms, Haendel y Dvorak, concierto al que le imprimieron todo su cariño. El repertorio finalizó con la pieza Venezuela de los españoles Herreros y Armenteros para el deleite de los asistentes.

Muchas horas de ensayo rindieron sus frutos, la audiencia pudo disfrutar del talento de los niños y jóvenes, quienes interpretaron las obras con un alto sentido de compromiso frente al público y lograron su cometido. La Orquesta dejó a todos con sabor a “bis” puesto que querían seguir disfrutando de estos pequeños. Luego del concierto la tarde continuó para ellos en los jardines de la Universidad, de la que se llevaron una muy grata experiencia, que seguro movió algunas fibras en ellos avivando las inquietudes propias de su edad.

 

Texto: Richard Silva
Fotos: Osward Rubio